Make your own free website on Tripod.com

bueno pues...


Este es un espacio que utilizaré para colocar algunos textos mios, sé que no son de la altura ni la calidad de algún cultor de la letras, como simple aficionado dejo en vuestras manos este poco de mi, de lo que a solas trato de ser, de estar.

Ahora que tienes tres


Sabes, hoy quiero recordarte desde cuando estabas por llegar, desde que supe que una estrella me anunciaba tu vida, me anunciaba mi vida. Llenó mi mente de mil imágenes en un caos de visiones donde lo que queda quieta es esa tu figurita de pelos revueltos y y risas gigantes que no me dejan de cautivar.
Entre mis recuerdos no hay un orden , una cronología; son tus imágenes que me llenan de vida, justificándome y dándole explicación injusta a cuanto hago por ti sin pensarlo, sólo por la inercia que tu energía me inspira. Estos recuerdos tampoco son una especie de álbum donde las fotos sólo existen en ese contexto, lo que ahora pasa a mil por mi mente son todos los momentos infinitos, sin tiempo que hacen que tenga dentro.
Cuándo caminaste, cuándo probaste la zanahoria, cuándo dejaste de hacerte pis en el calzón, cuándo esto, cuándo lo otro, no son preguntas que necesito saber, tu vida es más que esos momentos y todo se resume en ese beso que le regalas a mi alma cuando me dices que me quieres mucho. Tu vida, mi reina, es ese gran motor que me llena de ánimo, esa luz en mi ventana que hace que salte de la cama para salir a trabajar, es el zumo de esa fruta fresca que me reanima.
Ahora que tienes tres, que tu lengua te ayuda a medias y que le pides al día más horas para jugar, ahora me siento a un lado y te veo retozando, brincando, cantando. Qué maravilla estar acá, ahora contigo loquita, ahora que tienes tres.
(01/03/04)

A todas las mamás...

Admiradas mamás,
Ya no recuerdo cuántas veces Isabel me dijo "si sólo una horita de ese dolor de parto que tuve lo sintieras, para que sepas qué es ser mamá". Ninguna de todas esas veces intenté siquiera ponerme en su lugar. Sólo sé que debió dolerle muchísimo, y de dolores ella sabe bastante. Antes que esté tan cerca a una mujer no sabía reconocer ese sacrificio, no porque a mi madre la haya tenido lejos, siempre está a mi lado, sino porque la forma de ver las cosas hoy es diferente.
Jamás me pondré en su lugar, pero por lo menos he estado muy cerca a ella para entenderla y consolarla cuando triste, reirme cuando elegre y gozar con ella esos momentos que la hicieron sentir madre, mama, mamichi.
Sé entonces, que todos los sufrimeintos que ustedes las mamás han pasado, todos esos momentos terribles de dolor, enfermedad, desgracia no se compara con la alegría que les da sus hijos. A Isa la vi soltar una lágrima cuando en el nido su enana le cantaba una canción por su día. Sólo ese segundo sé que valió más que todo lo malo que pasó, y lo pasó sabiendo que después de todo tiene ese momento único de felicidad total. Eso creo que es ser mamá.
Ahora, también de manera mas o enos conciente, aprecio lo mucho que me quiere mi mamá. Casi treinta años me aguantó a diario, treinta años, ahora cuando regreso al barrio, aún me espera el jugo de frutas y ella espera matarse de risa con cada gracia que le hago como diciéndole gracias, gracias como tributando por haberme dado la dicha de estar acá.
En ellas dos principalmente, les digo a todas las mamás que conozco, a las que no también, que me humillo ante tanta valentía y tanto corazón. Jamás me pondré en su lugar, pero ahora sé de más cerca cómo sufren y cómo gozan cuando son mamás. De todo corazón Feliz Día


Ir a Página Principal

Introduzca aquí el contenido de soporte